Logo
Deporte
Deporte

Deporte

Uno no sabe lo que es la ansiedad hasta que deja de fumar, jejeje. Eso mismo me paso a mi en el año 2002, cuando se unió el embarazo de mi mujer y una leve amenaza, con la creciente persecución al fumador de oficina. En esa época, todavía se podía fumar en todos lo sitios, ya fuera el lugar de trabajo, un restaurante o incluso, un hospital. Sí, sí, no estoy loco, todavía me acuerdo como en el último cuarto del hospital se reunían familiares de enfermos con los propios enfermos para echar unas caladitas.

El momento de dejar de fumar es duro (aunque se lo recomiendo a todo el mundo) y sí, cómo le pasa a mucha gente, el incremento de grasa corporal de mi cuerpo fue subiendo con la misma proporción que se reducía mi ansiedad. En ese momento, vi la necesidad de poner mi cuerpo sedentario a trabajar y después de varios meses de senderismo con los amigos, un día que vas sólo empiezas a andar, luego a trotar y luego otra vez a andar y, al día siguiente trotas dos veces y andas sólo una vez y así hasta que un día sólo trotas.

 Luego las endorfinas empiezan a hacer su trabajo hasta que un día, sin darte cuenta, estás en mitad de Murcia, preparado para hacer una carrera de 10 km., por lo que se puede decir que si, “Murcia, contigo empezó todo”.

En el aspecto personal tener un hobby como el “Running” ayuda en muchos aspectos y podéis ver los 10 que están considerados cómo más beneficiosos en el siguiente enlace https://www.freeletics.com/es/blog/los-10-mayores-beneficios-del-running/ .

En el aspecto profesional y también personal, en mi caso, hay un aspecto muy positivo y que yo denomino SPB. No, no es el slogan de Mercadona, es “Sport Positive Braining”, pues he acostumbrado a mi cerebro a que cuando ejecuto algún deporte lo único que vale es el positivismo. El deporte NO me sirve para desconectar, lo intente al principio, pero los problemas seguían apareciendo en la mayoría del recorrido, por lo que decidí, que si no podía vencer a mi enemigo tenía que unirme a él. Los problemas, cuando corro o hago algún tipo de deporte no los intento esconder u olvidarme de ellos, al contrario, los pongo en el centro de la diana, y en ese momento el deporte me sirve para que exclusivamente se planteen soluciones positivas a ese problema. Lo malo entra para darle protagonismo a lo bueno.

No digo que sirva para eliminar los problemas, pero por lo menos a mi, me sirve para buscar alternativas. Con un poco de tenacidad, al final el cerebro se acostumbra a todo, y en mi caso, cuando me ato las zapatillas, en ese momento ya le doy la orden y se pone en modo SPB.

Luego es ir poniéndose retos constantes (conseguibles) y poco a poco ir consiguiéndolos. A mi edad, no para ser el más rápido, pero si para subir mi autoestima. Al final, lo que nunca pensé que lo conseguiría, acabo convirtiéndose en realidad y en el año 2015, se cumplió el sueño de acabar una maratón (no sé si haré más, jajaja). Cuando llegas a la meta, y traspasas esa línea, ese sentimiento, no se puede comprar.

Algo que también hace que el deporte sea positivo, es el hecho de compartir. Compartir pequeños retos, y por qué no, en algún momento grandes retos ayuda mucho también a poner mi SPB en marcha. Compartir con amigos y familiares siempre, siempre, siempre, viene bien. Son pequeñas locuras que dices un día y que con un poco de esfuerzo hacen que la vida tenga razón de ser.

Ahora el siguiente reto, son realizar 100 km. en bici con los amigos. Hay millones de personas que lo han conseguido, pero yo no, y eso es lo que me importa.

No puedo aspirar a ser el mejor, pero si que aspiro a ser yo cada día un poco mejor.